jueves, noviembre 16, 2006

La fiebre del cobre

Es el título del acertado artículo de Raquel Bellón en Gacetas Locales sobre la epidemia de robos que, alentados por la espectular subida del precio del cobre, se están produciendo estos últimos meses en Madrid.

"Si en 1849 California vivía sus días gloriosos de la fiebre del oro, Madrid está padeciendo las peores consecuencias de la que se podía calificar la fiebre del cobre. Y es que desde hace ya varios meses, el robo de los cables del alumbrado público se ha convertido en una práctica habitual y constante."

"Este metal, uno de los primeros que utilizó el hombre, se cotiza en estos días a precio de oro. Tal es así que de los 0,50 euros que se pagaba hace unos meses por un kilo, se ha pasado 4 euros y hasta 6. La subida experimentada, la tarea fácil y los pocos riesgos policiales hacen de este robo una práctica muy habitual entre muchos ladrones comunes."

Aparte de los usos para la fabricación de cables y componentes eléctricos que se mencionan en el artículo el cobre es utilizado para la mayoría de las instalaciones de fontanería que tenemos en nuestras casas, en concreto para las tuberías de alimentación de agua, en sustitución de las antiguas de plomo. Estas últimas subidas están propiciando que los profesionales empiecen a decantarse por otros materiales, como por ejemplo el polietileno reticulado y el polipropileno que son los utilizados para la fontanería ecológica. Se venden prácticamente al mismo precio y además aportan valor añadido. En fin, todo tiene su lado bueno. (claro que los fabricantes de cobre ya están empezando a reaccionar …)


1 Comments:

Blogger paco said...

Es cierto,cada vez nos decantamos por otro tipo de materiales,algunos lo hacemos por ética profesional,otros lo hacen por rebajar presupuestos.
http://instalacionesmadrid.es/biocultural/?page_id=10

12:09 p. m.  

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home